Los sistemas de mejora del hogar pueden aportar a los propietarios del inmueble diversos beneficios. Ya sea con el fin de mejorar la estética de la casa o aumentar el valor de la misma, instalar acristalamientos es sin duda una apuesta segura. Pero antes de comenzar con el proceso, debes informarte acerca de los tipos y usos de los mismos, así que en este post te informaremos sobre todo lo que tienes que conocer acerca de los acristalamientos.

¿Qué es un acristalamiento y para qué sirve?

Antes de incorporar un acristalamiento como mejora de nuestro hogar, debemos conocer de qué se trata para sacarle así todo el partido posible cuando sea instalado. El acristalamiento o doble acristalamiento está formado por dos láminas de vidrio monolítico. Un espaciador herméticamente cerrado se encarga de separarlas. Actúa de aislante térmico ya que al encerrar una cámara de aire inmóvil y seco entre dos paneles de vidrio se limita la entrada de calor por convección y conducción. Esta película de aire va aumentando progresivamente y permite que el aislante térmico sea cada vez mayor.

¿Que beneficios aporta un acristalamiento a tu hogar?

Cuando nos disponemos a implementar un sistema de acristalamiento en nuestro hogar, es de vital importancia conocer primero que beneficios aportará a nuestro hogar y como sacarle el mejor rendimiento. La principal característica de este sistema es por todos conocida. El confort térmico que aporta a nuestra vivienda es indudablemente notorio que además nos ayudará a reducir la pérdida de energía, ya que no necesitaremos subir los grados de temperatura en nuestro hogar. Otro de los principales beneficios de este sistema es su ahorro. al no necesitar más aire acondicionado o más calefacción, consumiremos menos, por lo que nuestra factura de la luz bajará.

Contacto