Elige la puerta idónea para cada estancia

Las puertas son un elemento indiscutible de decoración que muchas veces pasamos por alto. Consiguen diferenciar cada espacio y personalizar los ambientes en los que se encuentran y su funcionalidad se ve reforzada cuando su diseño acompaña. Por eso, es importante conocer los tipos de puertas existentes para elegir la más acertada.


Puerta de entrada.

Esta elección dependerá directamente de la vivienda en la que vaya a ser instalada. Si vives en una comunidad de vecinos, las reglas de diseño impuestas por la comunidad primarán ante cualquier otra personalización, pero podrás personalizar el interior de la misma. Si de lo contrario tu vivienda es una casa unifamiliar, tendrás infinitas posibilidades pero debes tener en cuenta la arquitectura de la casa para que todo vaya en consonancia. Si hablamos de seguridad, las puertas acorazadas serán la mejor opción por su estructura de acero reforzada, que dará una mayor seguridad a tu vivienda.


Puertas para salón y otras estancias.

Hoy en día, en la mayoría de nuevas construcciones o decoraciones se opta por puertas interiores que intenten pasar desapercibidas y que a la vez aporten un toque especial a la estancia sin llamar demasiado la atención. Para espacios interiores diáfanos, la mejor opción la encontraremos en las puertas correderas ya que no ocuparán sitio y podrán mantenerse abiertas con el fin de hacer de la estancia un lugar diáfano.Si por el contrario prefieres las puertas tradicionales, tienes extensos catálogos con diferentes diseños y materiales, desde maderas a blancos lacados. Las puertas restantes de las demás habitaciones o estancias irán de acuerdo con la elegida para el salón con el fin de seguir así una misma línea de diseño y aportar concordancia al estilo elegido.


Puertas para baños.

Elegir la puerta adecuada para un baño es una tarea más difícil de lo que parece. El poco espacio del que generalmente se dispone en estas estancias limita la elección de la puerta, haciendo que esta se guíe generalmente por la practicidad y no por el diseño. Al estar colocadas en esta estancia suelen ensuciarse con más frecuencia, por lo que la mejor opción sera una puerta de aluminio o madera, son fáciles de limpiar y están compuestas de materiales resistentes.

Puertas para cocinas.

La luz en la cocina es esencial y la puerta, aunque no lo creamos, puede aportar mucha luz a esta estancia. Una de las principales desventajas que tienen las puertas de este tipo de espacios es que, como las del baño, se ensucian con facilidad. Este dato es de vital importancia, ya que en base a el elegiremos el tipo de puerta que mejor se adapte a esta situación. Colocar puertas de cristal o vidrio facilitará su limpieza y hará que el paso del tiempo no afecte en el material del que están compuestas.