Características del vidrio laminado y aplicaciones

El vidrio laminado es una de las piezas indispensables en la construcción desde que fue descubierto a principios del siglo XX. Aunque muchas personas no lo saben o quizás no lo notan, han tenido contacto con el vidrio laminado, ya que se usa en casas, locales comerciales, edificios, entre otros lugares.

El vidrio laminado es la principal elección de miles de arquitectos ya que cuenta con un precio relativamente bajo y un alto nivel de seguridad a esto se suma su resistencia y la posibilidad de adaptarse a diversas formas y colores. Su valor estructural, así como su funcionalidad a nivel estético, hacen del vidrio laminado un sinónimo de belleza, claridad y durabilidad.

¿Qué es el vidrio laminado?

El vidrio laminado es el resultado de la unión de dos o más capas de vidrio que contienen entre sí una película o lámina de polivinil burital, también conocido como PVB. Este último compuesto, que es un polímero altamente adherente, otorga cualidades bastante particulares al ya transparente vidrio común. También es habitual el uso de etilvinilacetato o EVA.

La cantidad de láminas de vidrio y de PVB, así como de cualquier otro material se ajustan en función de los requerimientos y uso final del vidrio laminado. No obstante, existe un criterio axiomático: mientras más capas tenga y/o las láminas sean más gruesas, más resistente será el vidrio laminado. Usualmente estas láminas tienen un espesor individual que va desde los 2 a los 10 milímetros.

El vidrio laminado se puede elaborar a partir de láminas de vidrio templado, estos son en particular los llamados vidrios de seguridad. Como se ve, la fabricación de vidrios laminados da para todos los gustos y necesidades.

Características del vidrio laminado

La primera característica que hay que resaltar del vidrio laminado está precisamente en su fabricación. Los polímeros como el EVA, PVB o el simple poliuretano otorgan atributos distintos. Sin embargo, todas estas combinaciones gozan de un alto nivel de seguridad, dado como resultado una gran resistencia y son pragmáticamente inseparables.

Si el vidrio laminado se rompe, estas películas resinosas funcionan como un adherente que evita que los fragmentos se dispersen. Así se reduce enormemente el riesgo de cortes accidentales, protegiendo a las personas.

Adicionalmente, estas capas intermedias confieren al vidrio la propiedad de absorber radiación solar, funcionando como filtros. Con las capas apropiadas, un vidrio laminado puede impedir el paso de hasta el 99,5% de la radiación ultravioleta. También se pueden ajustar para que sean más opacos e impidan el paso de la luz a distintos niveles.

Otra de las características que hacen tan popular al vidrio laminado, en especial en su uso de las fachadas de edificios, es su capacidad de aislar la temperatura. El vidrio laminado permite controlar más efectivamente la temperatura de un espacio. Así se impide que las oscilaciones de térmicas del exterior afecten la parte interna de la construcción. Esto desvela otra de sus particularidades y es que resulta altamente ahorrativo. Con la instalación de paneles o módulos de vidrio laminado se disminuyen los costos asociados en sistemas de calefacción y de enfriamiento según sea el caso.

A todo esto se suma su singular aislamiento acústico. El vidrio laminado absorbe las ondas sonoras que viajan por el aire e impide que estas pasen a un recinto protegido con este material.

Otros Tipos de Vidrio

Otras características particulares del vidrio laminado

La formación por capas no solo brinda las peculiaridades que ya mencionamos, sino que permiten a arquitectos, diseñadores y artistas a materializar sus proyectos. Ya sea por la incorporación de químicos, entre los que destacan los óxidos, así como laminas especiales, se pueden obtener colores espectaculares. Inclusive, es posible incluir patrones y formas dentro de estos diseños.

En caso de combinarse con vidrio templado y suficientes capas de burital y otros polímeros se obtienen vidrios con una alta capacidad de seguridad. Esto se debe a que las resinas se encargan de absorber y disipar la energía de golpes. De hecho el vidrio antibalas es un vidrio laminado que recibe un tratamiento especial.

Aplicaciones del vidrio laminado

El vidrio laminado tiene múltiples uso en el mundo moderno gracias a su versatilidad y conjunto de características que lo hacen la primera elección en las construcciones y la industria. Entre sus principales aplicaciones tenemos:

Como barrera de protección

Esta es una de las aplicaciones más insospechadas pero que es una de las más comunes. La idea común que tenemos del vidrio es que es frágil y se rompe al menor golpe. Pero resulta que los vidrios laminados, en especial si se usa adicionalmente un proceso de templado, pueden ser increíblemente resistentes. De esta manera sirven como una barrera que separa el interior de un edificio con el entorno externo.

Como elemento de prevención de accidentes

Las propiedades insuperables, a nivel de protección a las personas, que brindan los vidrios laminados son muy apreciadas. En primer lugar estos vidrios pueden ser utilizados como una barrera para evitar que las personas pasen a ciertos lugares peligrosos sin que se interrumpa la línea de visión. En este sentido vemos al vidrio laminado siendo usado en barandales.

Esto no acaba allí, dado que el vidrio laminado se mantiene unido después que este se rompe es usado ampliamente en la industria automovilística para fabricar parabrisas. También es común encontrarlos en las fachadas de edificios construidos en zonas sísmicas. Su composición impide que caigan losas y astillas cortantes al vacío en caso de un evento telúrico.

Como ventanales

Obviamente sus propiedades traslucidas hacen del vidrio laminado una de las primeras opciones en cuanto a la colocación de ventanas. Garantizan el paso de luz natural, mientras que aportan niveles de seguridad y aislamiento acústico y térmico a una casa o edificio.

Como separador de espacios

Muchos diseñadores usan los vidrios laminados, ya sean completamente traslucidos, opacos o de colores, para separar ambientes. La razón es simple, hay distintos niveles de paso de luz, natural o artificial, pero cada espacio conserva su individualidad. Esto es sumamente apreciado en espacios de oficina, establecimientos como locales comerciales y sitios de entretenimiento. Pero quizás el sitio donde lo hayas visto es la mampara de una ducha.

Como control de la incidencia solar

Dado que los vidrios laminados se pueden hacer con las especificaciones que se requieran estas pueden ser para impedir el paso de la luz del sol en varios niveles. Pero más comúnmente se emplean para filtrar la radiación ultravioleta, misma que resulta potencialmente letal para los seres humanos.

Como decoración de mobiliario

Muchos muebles, tales como mesas y escaparates, cuentan con vidrios laminados en su superficie o en sus puertas. La incorporación de vidrios laminados no solo les confiere un toque hermoso, en especial si hay juegos de colores, sino que además resultan seguros y resistentes para el uso regular.

Como suelo

El vidrio laminado es tremendamente resistente a la presión y se usa regularmente como baldosas en el suelo o como escalones. En estos casos suelen ser espesores gruesos y se emplean polímeros particulares para lograr una mayor resistencia. Estos suelos de vidrio laminado suelen dar una sensación de espacio ininterrumpido y de iluminación bastante atractivos.

Como mecanismo de defensa

Los vidrios antibalas son en realidad vidrios laminados pasados al temple que cuentan con un revestimiento particular. Su dureza y resistencia se calibran en función de las exigencias a las que deben estar sometidos.