Descubre que es vidrio soplado y cómo se fabrica

¿Quién en su casa no tiene un objeto de vidrio? Este es un material inorgánico maleable, utilizado desde hace milenios para elaborar una variedad de piezas decorativas, o diferentes tipos de elementos. Existen muchas técnicas para fabricar piezas de vidrio. No obstante, una de las que más llama la atención por sus diseños únicos y su método de artesanía, es la de vidrio soplado. En este post, podrás descubrir de qué se trata este proceso y cómo se puede fabricar el vidrio soplado.

Se le llama vidrio soplado, al proceso que se aplica para la de creación de múltiples objetos, mediante el uso de aire, para formar burbujas en el interior del material fundido. Dichas burbujas, se pueden obtener por medios de la aplicación de aire utilizando una máquina, o de manera artesanal. Utilizando esta fascinante técnica, se pueden elaborar diferentes artículos, tanto útiles como decorativos, que impresionan por lo delicado de sus detalles.  

Historia del vidrio soplado

Antes de hablarte sobre el proceso para fabricar vidrio soplado, veamos un poco de su historia. Su origen no está muy definido, no obstante, hay evidencia de que sus primeros usos fueron para la bisutería, mezclándolo con otros elementos.

vidrio soplado

Los datos más antiguos con respecto a esta técnica, datan del siglo I antes de Cristo, en la región de Siria, específicamente en Sidón. Luego se extendió a  lo largo del Imperio Romano.

En el siglo medio, en Venecia, se estableció una Meca de vidrio o cristal soplado, especialmente en la isla de Murano.

Poco a poco se fue posicionando por todo el continente, hasta convertirse hoy en día, en un material indispensable para uso doméstico e industrial.

Técnica del Glassblowing o vidrio soplado

Como sugiere su nombre, el Glassblowing es soplar el vidrio, para moldearlo o definirlo hasta la forma deseada, para lo cual debe estar involucrado el calor. Este arte ha permanecido casi invariable desde sus inicios.

Al establecerse este método, se dio inicio a un nuevo estilo de trabajar el vidrio. Se puede afirmar que revolucionó el estilo de artesanía existente desde los egipcios. Ya que es a partir de él, es que se empieza a utilizar vidrio, para la fabricación de objetos a gran escala.

Para ello, se usa el material fundido, con una consistencia igual al de la melaza, la cual se coloca en la punta de una varilla hueca. Luego se sopla por el otro extremo del tubo, para formar una burbuja de aire. A partir de ello, se le da la forma deseada rodando o soplando.

Al implantarse esta técnica, los fabricantes se vieron obligados a mejorar la calidad de las pastas vítreas, existente hasta ese entonces. Solo así, era posible que resistieran las altas temperaturas.  

¿Qué se necesita para fabricar vidrio soplado?

En la actualidad, se necesitan dos tipos de vidrio para poder fabricar piezas por medio del soplado.

Vidrio al borosilicato

Este material está formado por dos elementos: Oxido de boro y  sílice, y es mucho más resistente que el vidrio común. Para fundirlo, se debe emplear una alta temperatura, y tiene la ventaja de que sus componentes resisten perfectamente los cambios por la fusión, sin alterarse.

Precisamente, por esta característica, es muy empleado para elaborar objetos de laboratorios o para emplearlos en el horneado. Aunque también, es muy utilizado para adornos y variedad de bisutería. Puede resistir temperaturas de hasta 500°C, sin deformarse.

Vidrio reciclado

Este tipo de vidrio, proviene de diferentes envases en desuso o desechados, luego de cumplir con su vida de útil. Como por ejemplo: botellas o cristalería en general. Este material es recogido desde los lugares de consumo, se tritura y luego se funde como si fuera virgen.

Se funde a una temperatura de unos 2000°C, para que tome una consistencia cristalina y de gran viscosidad. Aunque debe quedar en el punto exacto, ya que muy líquido o muy viscoso sería imposible para trabajarlo. Generalmente, primero pasa por el proceso de convertirse en un vidrio o bloque refractario, para luego aplicarle la técnica de Glassblowing.

Este mecanismo de reciclado de vidrio, aporta beneficios extras al ambiente, como la disminución de excavaciones para obtener otros elementos, y por ende ahorro en los gastos operativos.

Con cualquiera de estos dos tipos de elementos vítreos, se puede empezar a trabajar el soplado, para elaborar los objetos. Ahora veamos, cuál es su proceso de fabricación.

Proceso de fabricación

Para este proceso, se hace imprescindible una caña o varilla para el vidriero, la cual debe tener una longitud de unos 1.4 hasta 1.6 metros de longitud aproximadamente.

  • Primero, se introduce el material vítreo en el horno o crisol, hasta llevarla a una temperatura de unos 1200 a 1600°C.
  • El artesano, toma la pasta viscosa, con uno de los extremos huecos de la varilla, y empieza a soplar aire por la boquilla ubicada al otro extremo.
  • Mediante el soplado, se va formando una burbuja, la cual el artesano la va modelando, mediante el uso de las manos o con tijeras, pinzas y fierros.
  • En este punto, es en donde la habilidad del diseñador, cobra vida. Ya que debe conocer la temperatura idónea del vidrio, para evitar que se deforme por el efecto de la gravedad e ir dando la forma deseada.
  • Luego, se le incluyen las terminaciones o elementos adicionales, y se pasa a templar en un horno especial, para que se enfríe y adquiera dureza.

Actualmente, hay dos metodologías fundamentales para el proceso de fabricación de vidrio soplado.

Técnica de soplado al aire por artesanos

Para el soplado artesanal por aire, la caña puede ser un poco más corta. Aquí el vidriero experto, es capaz de darle la forma deseada a la pasta con rebotes, combinando soplos cortos y largos, con la rotación de la vara, y controlando constantemente la temperatura.

Realmente es todo un arte, en donde el artesano es el verdadero protagonista en todo transcurso de la producción, asegurándose de la calidad y la apariencia de cada una de los elementos.

Soplado y moldeado de la pieza por métodos industriales

Este tipo de método, en cierta forma, surge luego de la técnica de soplado al aire. Viene dada por la necesidad de producir grandes cantidades de objetos en serie.

Con ella, la porción viscosa de vidrio, se infla dentro de un molde, para que tome su forma. Puede ser utilizado un molde o múltiples envases. A través de esta técnica, se obtienen piezas más complejas y con múltiples curvaturas.

La mano del artesano no es la protagonista en este tipo de moldeado. Por cuanto, el soplado del vidrio, no ha escapado de los adelantos tecnológicos, pudiendo encontrarse hoy en día, fábricas que utilizan tres hornos para acelerar el proceso. El primero se encarga de fundir, el segundo de recalentar para evitar grietas y el tercero para refrescamiento del cristal.

En este caso, el soplado, se hace mediante compresores industriales, que facilitan la producción en masa. Por su parte, los controles de calidad se hacen mediante el uso de centinelas electrónicos u ordenadores de sistema, que velan por cada detalle y acabados finales.

Actualmente, esta técnica ha tomado un giro ecológico, ya que los artesanos y fabricantes están optando por el uso de material reciclado, adoptando así, políticas medioambientales.